Inicio

Bodegas MUGA, empresa familiar del año 2017

La Asociación Riojana de la Empresa Familiar ha elegido a BODEGAS MUGA como empresa familiar del año 2017.

El Premio a la Empresa Familiar del Año 2017 será entregado en la segunda quincena de Noviembre en el transcurso de una cena cóctel que tendrá lugar en las instalaciones de Hijo de José Martínez Somalo en Baños de Río Tobía. El galardón está concedido por la Asociación Riojana de la Empresa Familiar.

Bodegas Muga fue fundada por Isaac Muga, descendiente de una rama de viticultores de Villalba de Rioja, y Aurora Caño, hija de Jorge – bodeguero capataz desde 1890 -, en 1932, casi a la vez que contraen matrimonio. Originalmente se emplaza en el casco antiguo de Haro en un pequeño edificio. A finales de la década de 1960 comienzan su proyecto actual en el Barrio de la Estación de la ciudad “jarrera”, concentrándose en vinos criados de alta calidad.

Han pasado los años y la historia se ha detenido. El orgullo de seguir siendo una bodega familiar, hoy por hoy en manos de la segunda y tercera generación, que marca impronta y da carácter, fieles a la tradición y elaboración artesanal, unido a una clara visión de futuro, abiertos a nuevas técnicas y modernas tecnologías que aporten mejora a la calidad si perder su autenticidad.

300 hectáreas de viñedo propio, cuidado de las cepas de una manera especial, vendimia seleccionada a mano, fermentación y maceración de los vinos en tinos de madera, tradicional trasiega por gravedad, clarificación con clara de huevo fresco y crianza en barricas de roble, les definen.

Una de las pocas bodegas europeas que cuenta hoy en día con cubería y tonelería propia, donde controlan la procedencia y calidad de la madera de roble francés y americano y siguen apostando por la elaboración artesanal.

Una búsqueda continua no solo en la excelencia de sus vinos, sino también en la excelencia comercial y en una política de comunicación muy activa. Una apuesta desde hace años por los mercados exteriores, exportando hoy en día el 50% de su producción a más de 60 países, figurando como mayores mercados USA, UK, Canadá, Alemania…

Fiel a esta filosofía de dar a conocer el mundo del vino, Bodegas Muga apuesta también por el mundo del enoturismo, recibiendo en su Espacio Torre Muga a más de 27.000 visitantes al año y ofreciendo un amplio abanico de actividades desde visitas guiadas, cursos de cata, visitas al viñedo hasta vuelos en globo o paseos en segways por sus viñas.

El premio a la empresa familiar del año fue instituido por la Asociación Riojana de la Empresa Familiar en el año 2003 con objeto de mostrar la trascendencia que este tipo de empresas tienen para el desarrollo socioeconómico de La Rioja y para poner en evidencia la importancia de los valores y la cultura de las empresas familiares.

En su primera edición, el premio fue concedido a la empresa Embutidos Palacios. Desde entonces ha recaído en Conservas Cidacos, López de Heredia Viña Tondonia S.A., Barpimo, Grupo Hergar, Arluy, Electra Autol, Restaurante Echaurren, Tuc-Tuc, IMEL, Bodegas Vivanco, Lácteos Martínez, Grupo Pancorbo e Hijo de José Martínez Somalo.

El jurado del premio está compuesto por el presidente de la Asociación Riojana de la Empresa Familiar y los seis miembros de su Junta Directiva, el presidente de la Cámara de Comercio e Industria de La Rioja, el presidente de la Federación de Empresarios de La Rioja, el gerente de la Agencia de Desarrollo Económico de La Rioja, el presidente del Club de Marketing de La Rioja y el decano del Colegio de Economistas de La Rioja.

Este jurado tiene en cuenta, además de la trayectoria seguida por la empresa desde su creación, los valores propios de las empresas familiares tales como la vocación de permanencia, el compromiso con la empresa y con la sociedad riojana, el entusiasmo y el compromiso con el trabajo bien hecho, la capacidad de sacrificio, la unidad de la familia, la flexibilidad para adaptarse a los cambios, la ética en el negocio, y la visión a largo plazo.

La Asociación Riojana de la Empresa Familiar (AREF), creada en 1996 es una asociación sin ánimo de lucro, en la que todos sus socios son presidentes, consejeros delegados o miembros del consejo de administración de las empresas de las que son propietarios. Su objetivo principal es servir de ayuda a la solución de los problemas que tienen y pueden plantearse en el ámbito de las empresas familiares riojanas.